Los Once

De un autor escasamente publicitado pero multipremiado, Pierre Michon en Los Once (Anagrama, 2010) recrea la vida y tradición de once miembros del un imaginario Comité de Salvación Pública, de los años más sangrientos de la revolución francesa.

Con una directa crítica revolucionaria y un amplio registro del lenguaje, Michon describe la personalidad de estos once personajes supuestamente retratados en una pintura (“Los Once”) que estaría colocada en un lugar central del Louvre. En la misma versión del autor, esta especie de colegio oligárquico y terrible habría sido el encargado de reprimir la reacción contrarrevolucionaria.

En este cuadro veneciano estarían, “con cuellos a la paolesca”: Billaud, Carnot, Prieur, (un segundo) Prieur, Couthon, Roberpierre, Collot, Barere, Lindet, Saint-Just y Saint-André. Ambivalente, el cuadro Los Once manifiesta el deseo de estos personajes de perpetuarse en la historia como “Representantes magnánimos” pero también como “tigres sedientos de sangre”.

El talento literario de Michon se expresa en los detalles, justificados por el supuesto retrato inexistente. La descripción de figuras realistas pero de presencia inverificable, avivaría en el lector emociones políticas y un análisis pictográfico de la cultura y el poder franceses.

Los Once obtuvo el Premio de Novela de la Academia Francesa.